Nowhere Valencia IVAM Marqués de Campo Kasal Marqués de Campo Metro Salvem Naturaleza Velluters Sociópolis El esclavo Huerta Fallas Torre Especulación inmobiliaria Inquisición Palleter Salvem Naturaleza Bibliograf'ia Natzaret Huerta Universitat Torre Especulaciones inmobiliarias Vídeo Elo Vega

Inquisición

La última persona ajusticiada por la Inquisición en Valencia fue el maestro de escuela Cayetano Ripoll. Acusado de herejía, fue detenido en 1824, reinando Fernando VII, que había devuelto el control absoluto de la educación a la iglesia católica y reinstaurado la Inquisición (suprimida brevemente por la constitución de 1812), Ripoll fue encarcelado en la prisión de Sant Narcís, junto a las actuales Corts: “Hasta el momento de la condena, más de dos años después, nunca se le comunicaron las razones de su arresto, no se le permitió hablar ni se le concedió un defensor”. La ejecución se realizó en julio de 1826: Gaietà Ripoll “fue sacado de la prisión de Sant Narcís y siguió un itinerario céntrico que lo llevó por las calles Serranos y Cavallers, la Plaça del Tossal y la calle Bolsería, hasta llegar a la Plaça del Mercat. Los curiosos lo insultaban y apedreaban”.

Levante 09.12.2012

Cayetano Ripoll y la Iglesia valenciana, la última víctima mortal de la Inquisición

No creía en Jesucristo, en el misterio de la Santísima Trinidad, en el de la Encarnación del Hijo de Dios, en el de la Sagrada Eucaristía, ni en la Virginidad de María Santísima, ni en los Santos Evangelios, ni en la Infalibilidad de la Santa Iglesia Católica, Apostólica, Romana; no cumplía con el Precepto Pascual; impedía a los niños dijesen Ave María Purísima y que hiciesen la señal de la cruz; que no era necesario oír Misa para salvarse, y retraía a los mismos dar la debida adoración al Señor Sacramentado cuando era llevado para administrar el Viático a los enfermos.

Alonso Tejada, L., Ocaso de la Inquisición en los últimos años del reinado de Fernando VII

Algunas fuentes sitúan el quemadero de la Inquisición en los terrenos que actualmente ocupa el centro comercial Nuevo Centro. El Santo Oficio nunca estuvo del todo ajeno a intereses venales; no solo porque los bienes de los condenados a muerte eran confiscados y pasaban a propiedad de la iglesia, sino que las penas de ayunos, penitencias, azotes y destierros fueron pronto intercambiables por penas pecuniarias, multas en metálico que quienes tenían dinero suficiente satisfacían para escapar a las acusaciones. Con el tiempo, las ejecuciones fueron haciéndose más raras.

Martínez Millán, José, La hacienda de la Inquisición, 1478-1700

La Inquisición ha ejercido un peso determinante sobre la cultura española hasta el día de hoy a la hora de sustentar el recelo y el violento rechazo e cualquier idea o comportamiento considerado desviado de la norma, contra toda diferencia.

Tuberville, A. S., Medieval Heresy and the Inquisition

Kasal Flora

Las descripciones que los manuscritos recogen de la sodomía dejan traslucir una correlación entre las políticas imperialistas y colonialistas de España y la percepción de un “nuevo” hombre español, fruto de un moralismo políticamente cargado que recurría a un “endémico y vitriólico etnocentrismo” para reconstruir el hombre español en oposición a “otras nacionalidades”. En el ser español-español, en la cultura española conservadora, la Inquisición ha ejercido un peso determinante hasta el día de hoy a la hora de sustentar el recelo y el violento rechazo de cualquier idea o comportamiento considerada desviada de la norma imperante, desde la caza de rojos hasta la violenta intolerancia contra el movimiento okupa o las agresiones a inmigrantes.

Federico Garza Carvajal, Quemando mariposas. Sodomía e imperio en Andalucía y México, siglos XVI-XVII

 

La creación de la Inquisición española se presenta asociada a la reacción contra las minorías étnico-religiosas, musulmanas y judías, incorporadas por la “Reconquista” a los reinos castellanos (…) Esta reacción, acentuada por la mala economía que maraca los últimos años de la Edad Media, se traduce en el aumento del rencor popular contra los moros y sobre todo los judíos, por manejar dinero. La presión de las autoridades religiosas y las masacres de judíos condujeron a numerosas conversiones. Para vigilar la sinceridad de estos “cristianos nuevos” o “conversos” de origen jud definitaición no se an 1834.rejl siglo XVI, a cualquier  se extendipular ío,  y para castigar a los relapsos, los reyes Católicos obtienen del papa Sixto IV, en 1487, la autorización de nombrar “inquisidores” , inicialmente en el reino de Castilla pero que en seguida se extendió a los demás territorios bajo su gobierno.

La Inquisición extenderá sus competencias, a lo largo del siglo XVI, a cualquier asunto relativo a la desviación de la fe: no solamente la herejía, sino también la brujería, la magia y la blasfemia.

La Inquisición no se abolirá definitivamente hasta 1834.

Enciclopedia Universalis

Ripoll tiene dedicada una plaza “en el barrio de la Carrasca de Valencia, en le distrito de Algirós. Fue condenado a horca por hereje en Valencia tras ser denunciado en 1824 por no llevar a sus alumnos a misa y por sustituir la frase “Ave María” por “Las alabanzas pertenecen a Dios” en las oraciones del colegio.
El patíbulo sobre el que pendía la soga era un barril con llamas pintadas que simulaba la hoguera. Sus restos fueron introducidos en dicho barril y quemados junto al puente de San José, en el antiguo Cremador de la Inquisició, que hoy día está oculto bajo el Jardín del Turia.

Levante 04.01.2009

La Inquisición en España extendió sus persecuciones a una gran variedad de expresiones desviadas de la total homogeneidad religiosa y cultural soñada por los Reyes Católicos. En 1497 éstos firmaron la que se conoce como pragmática acerca de los “reos de pecado nefando”. Entre el final del siglo XV y el siglo XVII la sodomía era considerada un delito gravísimo, tanto como la herejía y la traición, lo que justificaba la tortura y la apropiación de los bienes del causado por parte del tribunal: Isabel y Fernando consideraron que la pena de muerte no era castigo “lo suficientemente riguroso y decidieron que el reo debía ser quemado en la hoguera para que el carácter purificador del fuego lo librara de sus  impurezas”.

María Yaquelin Caba, Isabel la Católica en la producción teatral española del siglo XVII.

La quema ceremonial era más importante que la ejecución misma: si la persona condenada a morir en la hoguera había ya fallecido —a causa de las torturas sufridas o por otra razón— o había conseguido huir, se procedía a su quema en efigie, es decir, se entregaba a las llamas una imagen  de la persona desparecida.

José Antonio Escudero, La Inquisición española: revisión y reflexiones

Fallas

Video

El nazismo desplaza la lucha de clases a la lucha racial (…) la naturaliza como conflicto racial, el antagonismo inherente a la estructura social queda reducido a la invasión por parte de un cuerpo extraño que perturba la armonía de la comunidad primigenia o legítima.

Slavoj Žižek, Repetir Lenin: trece tentativas sobre Lenin.